Catholic Transcript Magazine of the Roman Catholic Archdiocese of Hartford Connecticut

Thursday, April 26, 2018

Padre-Jose-Mercado0001Uno de los lugares que visite con un grupo de jóvenes de la Parroquia San José en Bristol en una peregrinación a Italia fue las catacumbas de San Calixto en Roma – un cementerio subterráneo. El guía nos explicaba como los primeros Cristianos, en el tiempo de las persecuciones, se arriesgaban a escondidas a llegar a las catacumbas para asistir a la Santa Misa. Ese mismo día en que las visitamos la Iglesia en todo el mundo estaba celebrando la memoria del Santo Papa Sixto II. Ofreciendo la Santa Misa en las catacumbas expliqué a los jóvenes que cuando el Papa estaba celebrando en ese lugar la Misa, fue detenido y arrastrado junto con los diáconos por los soldados para ser decapitados – muriendo mártires por la fe. Nunca me olvidaré la expresión de los jóvenes estando allí mismo en las catacumbas. Después de la Misa, uno de ellos me dijo – “Padre, después de hoy, nunca viviré la Misa de la misma manera.”  En este encuentro con un héroe y testigo de la Fe en la cual él compartía en Cristo. Su fe llego hacer para él algo muy real y concreto.

Aunque en nuestras vidas no tuviéramos que pasar por lo que nuestros antepasados han tenido que vivir, nuestra sociedad tiene sed de testigos reales y concretos de la Fe. Estos primeros Cristianos vivieron en una sociedad que deseaba que ellos la asimilaran. Su sociedad les acusaba de deslealtad a su patria; y aunque vivimos en una sociedad que no ha llegado al extremo de matar a Cristianos, pero si ataca su espíritu.

Y tanto la fe como la política son temas en nuestra sociedad de los que desafortunadamente no se habla en publico porque supuestamente no son bien vistos. Y eso causa un problema grande para el Cristiano porque va contra todo lo que somos – nuestra identidad. Cristo vino anunciando la buena nueva y el Espíritu Santo impulsó a los apóstoles de ir por el mundo anunciando el evangelio – la fe nunca era algo privado o individual. Al vivir un encuentro con Cristo, uno no sigue igual; y eso nos ayuda a llevar a otros a ese encuentro. Estamos todos en este mundo en una peregrinación, vamos caminando al encuentro del Señor.  Los hispanos sabemos bien que la fe es algo público – es parte de las raíces de nuestras culturas. Los Obispos en su documento, “La Presencia Hispana en la Nueva Evangelización en los Estados Unidos” (2005) han escrito, “declaramos que la presencia hispana en nuestra Iglesia constituye un regalo providencial del Señor en el reto de la nueva evangelización a la que estamos llamados en esta hora de la historia.” Después de la Resurrección de Cristo, San Pedro, impulsado por el Espíritu Santo, llevo esa luz de la fe a todos – el dio razón por su esperanza en Cristo. Vamos haciendo lo mismo – ¡esta es nuestra hora!

El Padre José A. Mercado es párroco de la Parroquia y Colegio San Agustín en Hartford y Director de la Oficina de Evangelización para los Hispanos en Bloomfield.